Explora

Límites a las tasas de interés en microfinanzas: ¿Parte de la solución o del problema?

Por Juan José Inoñan Olivera;

Columnista de la sección de “Economía Bancaria” del área de Finanzas de The Key.

1. Introducción

En los últimos días se ha suscitado una polémica con respecto a las propuestas legislativas para poder establecer límites a las tasas de interés, en esta oportunidad quiero examinar la influencia que traería en las instituciones de microfinanzas y en el segmento que ellos atienden.

 

Si se realiza un análisis superficial, podríamos concluir que sería una iniciativa muy buena, pues permitiría que los microemprendedores se puedan financiar a tasas relativamente bajas y reduzcan su carga financiera (pago de intereses), sin embargo, es necesario tomar en cuenta los efectos de esta decisión sobre las empresas que suministran servicios financieros, en este caso nos referimos a: cajas municipales, cajas rurales, Edpymes y cooperativas de ahorro y crédito.

2. ¿Cómo se establece una tasa de interés?

En primer lugar, es necesario indicar qué factores determinan la tasa de interés cobrada a los clientes:

 

a. Costo de fondeo: las principales fuentes son la captación de ahorros, préstamos de otras entidades financieras y emisión de bonos (más económico, pero solo lo realiza la Caja Arequipa).

 

b. Gastos administrativos: corresponde al gasto en el que se ha incurrido para brindar el servicio a los clientes.

 

c. Riesgo de crédito: está en función al nivel de riesgo de cada cliente, tomando en cuenta una evaluación cualitativa y cuantitativa, y factores como la actividad a la que se dedican, experiencia, sector económico, ubicación, etc. En cuanto al segmento que atiende las microfinanzas, su sector es más riesgoso, por ser un sector donde la informalidad es mayor.

 

En conclusión, debido a estos factores, las instituciones de microfinanzas atienden a sus clientes con tasas de interés más elevadas. Esto se debe a los segmentos que atienden, pues un mayor riesgo, conlleva a una mayor tasa de interés.

3. Efectos en las instituciones de microfinanzas

Las instituciones de microfinanzas, realizan gran aporte en cuanto al tema de inclusión financiera, pues se involucran en permitir financiar a microemprendedores que apenas empiezan sus actividades económicas. Esto representa un riesgo mayor, tomando en cuenta que estos no cuentan con experiencia crediticia, lo cual es asumido por las instituciones. De establecerse límites a las tasas, los microemprendedores corren el riesgo de no ser atendidos, lo que originaría que estos vayan a ser financiados por el sector informal, como es el caso de usureros, siendo una contrariedad al sentido que expresan de la ley, pues afectará el avance de la inclusión financiera.

 

Las instituciones de microfinanzas, como toda empresa, deben velar por la estabilidad económica y financiera. Al colocar límites en las tasas de interés, sus ingresos (considerando que estos son los intereses de los créditos) se reducirán, por lo que se espera que las tasas por ahorros se reduzcan, afectando a los ahorristas, siendo este grupo, otro afectado por la ley.

 

Debemos tomar en cuenta que tenemos las tasas de interés relativamente más elevadas en comparación con otros países, y eso está vinculado con los altos niveles de informalidad de nuestra actividad económica, especialmente, en las microempresas. La informalidad es una variable que incrementa el nivel de riesgo, “a mayor nivel de riesgo mayor tasa de interés”.

4. Conclusiones

1. Desde esta perspectiva, lo que parece una solución, puede convertirse en problema, pues se podría dejar de atender a una buena parte de los microempresarios. Esto afectará la inclusión financiera, ya que se generará una reducción en las tasas de interés otorgadas a los ahorristas y se dará un incremento en el número de microempresarios financiados por usureros (tasas de interés elevadas). Todo esto afectaría severamente al sector de microempresarios, efectos contrarios de los que se pretende con la iniciativa legislativa.

 

2. La crisis producida por el COVID-19 ha afectado severamente a los microempresarios, la iniciativa de ley, a primera vista, parece oportuna y justa. Sin embargo, los efectos son contrarios a los que se pretenden, por lo que es necesario recalcar que todas las acciones que se pretenden emitir deben tener un adecuado análisis de los efectos sobre todos los agentes involucrados, buscando, siempre, su sostenibilidad.

 

3. Por otro lado, me parece justo trabajar en un proyecto a largo plazo, a nivel de país, para fortalecer las microempresas, buscando su formalización y fomentando capacidades empresariales y financieras. Si logramos vincular estas variables, se logrará mejorar el acceso a tasas de interés competitivas, de la mano con una reducción del nivel de riesgo.

 

4. Este proyecto debe enfocarse en desarrollar la educación financiera y empresarial en los niveles básicos como punto de partida para fomentar la formalización y sostenibilidad en las microempresas, ya que, estas son fuentes de empleo y desarrollo para los sectores más vulnerables.

 

5. Es importante mencionar que el 2021 será un año complicado para las instituciones de microfinanzas, año donde se reflejarán los efectos de la pandemia en sus principales indicadores, por lo que, medidas como la propuesta, afectaría aún más la situación, tomando en cuenta que son los principales prestamistas de los microempresarios, en especial, de los de más riesgo.

Imagen de cabecera: unsplash.com